dijous, 1 de novembre de 2012

Google it!/ Désolé

A ver si me siento y escribo sobre el paso de las estaciones, la cosecha de champiñones salvajes, el toque a retirada de Jean Talon y todo eso... lo de hoy es un mini-clip que ejemplifica el choque cultural. Sigo sin saber si este rasgo es propio de los canadienses, de los québecois, de los québecois anglófonos, de los quebecois aglófonos politólogos, de la academia o de la gentuza que trabaja conmigo. Pero es una de las cosas que llevo peor, y es que cuando pides ayuda por algo -traducción, un comando de Stata... lo que sea- la respuesta es "google it". Bueno, si es algo que no se puede googlear, te miran (por ejemplo, mientras cargas con dos cajas que pesan quince kilos) mientras se encogen de hombros. Y si son francófonos, tiran mucho del "désolé", que estoy casi segura de que quiere decir "que te follen" en fino.

Pues bueno, el lunes cometí el error de escribir a uno de mis estimados trous du culs para pedirle una receta de mufins. Realmente soy una repostera espantosa. Pero lo hice sobre todo para comprobar cómo estaba el chaval en cuestión (desaparecido de la vida académica durante días), que se supone que es una de mis tareas. Le envío un email todo pizpireto en que le pregunto cómo está y si tiene a bien enviarme la receta de sus "maravillosas" (???) magdalenas y... ¿qué me reponde? Que en Google hay un montón de recetas. El mismo tío que cuando le apetece se me planta en el despacho sin previo aviso ni cita y me come la oreja sobre las futuras elecciones y referéndum catalanes hilvanando demagogias de a 0,60€ a voz en grito. Le he respondido que si hay algo lost in translation o me está enviando a hacer puñetas. Two can play that game.