divendres, 17 d’agost de 2012

Cocina veraniega jeantalonera (que no taleguera)

Uno de los motivos que me llevó a mudarme del fashion-trendy barrio de Plateau al barrio de Jean Talon (pobre, menos céntrico, petao de inmigrantes, escaso de bares), es tener el mercado cerca y poder alimentarme mejor y más barato. Y de momento, estoy aprovechando la circunstancia. En este post, algunos trucos de supervivencia y de cocina para gente económicamente apurada que no quiere dejar de comer guay dándole un gusto al cuerpo.

Betteraves y similares. Ni idea de cómo se comen, pero qué bonitas son.
Primero habría que dejar claro que Jean Talon no sólo consiste en el mercado de ese mismo nombre. Cerca hay un buen montón de tiendas de comestibles que en algunos casos están mejor abastecidas que el mercado. Entendámonos: el mercado es imbatible en frutas y verduras locales y de temporada, pero es inútil comprar pollo o pescado. Para esto último es mucho mejor dirigirse a tiendas orientales cercanas (Jean Talon con St.Denis, escrupulosos, abstenerse), aunque hay un par de colmados latinos en las calles aledañas del mercado que tienen carne buena y barata y no se asustan cuando les pides que te corten costillas como para paella (mención especial la "boucherie" que vende 8 salchichas de sabores estrafalarios al precio de 6). Otra mención especial, el tramo de Saint Laurent más italiano, donde está el supermercado Milano, lleno de productos italianos no excesivamente caros y vitales para nosotros (harina, aceite, especies).

Ensalada de judías verdes y gazpacho blanco. Ingredientes para la ensalada: judías verdes (y amarillas) hervidas, pimentón, ajo, sal, vinagre, aceite, orégano. Ingredientes para el gazpacho blanco: un montón de pepinos, agua fría, una cebolla pequeña, un diente de ajo, vinagre, sal, aceite.

Tortilla de calabacín y de patatas... sin secretos. Bueno, sí, se necesita un tortillolari from hell, pero eso es muy difícil de encontrar y no os quiero poner los dientes largos.

 Pan: harina,  paciencia, aceite, paciencia, sal, levadura de cerveza, agua, paciencia y un horno que pete.  ¿He mencionado la paciencia? Aquí la receta. Ah, sí, sale más barato que cualquier pan comprado, hasta que el cutrepandemolde.
 
Salmorejo: imaginen vds. un gapacho sin pepino y con huevo duro batido. Eso es el salmorejo. Del jamón salado para acompañar mejor nos vamos olvidando.

Bagel de tomate, aguacate y huevo escalfado. Los bagels son de Fairmount, comprados de 12 en 12 y congelados. Se descongelan en un plis en la plancha (truco que me enseñó Bea). El huevo escalfado es muy fácil de hacer, basta con poner agua a hervir con vinagre, y una vez hierva tirar un huevo cascado previamente en un bol o vaso y darle unas cuantas vueltas con una cuchara cuidando que no se desintegre mucho. Sacar, escurrir, servir.

 Hummus, "Salsa agazpachada" y Guacamole sobre tostadas mexicanas. Las tostadas, compradas en "El Rey del Taco" (Jean Talon). El guacamole aquí sale buenísimo porque los aguacates están increíbles. Éste lleva 3 aguacates, un tomate pequeño, una cebolla pequeña, un diente de ajo, sal, limón, cilantro. El hummus: una lata de garbanzos cocidos, tahiné (o una cucharada de sésamo en su defecto), un diente de ajo, limón, una cucharadita de comino, sal y aceite de oliva. La "Salsa": tomate y cebolla picados y aliñados, en este caso también pepino.


 Pizza casera: masa fresca comprada en Milano (a la que hubo que dar un par de meneos) y receta en plan "recapte": calabacín, tomate, cebolla... también ricotta de Milano.

  No sé ni por qué he mencionado dónde comprar carne al principio del post... ¡me acabo de dar cuenta de que todo es estrictamente vegetariano!

dilluns, 13 d’agost de 2012

La soirée des brasseurs

Vaig estar aquest dissabte aquí i m'ho vaig passar d'allò més bé. Cert que la ratio entre despeses (lloguer de cotxe + benzina+ hotel+ cerveses) i gaudi no va ser gaire proporcional... però mola sortir de Montréal de quan en quan. Shawinigan no només té un nom fascinant, és prou bonic, és un foradet verd amb un llac i una central hidroelèctrica cèlebre perquè els indis van tirar un missioner per un salt d'aigua. I la companyia cervesera local (le trou du diable, el nom del lloc a on van tirar aquest missioner) és excepcional, la seva IPA (La Morsure) és impressionant. De la resta de birres no en parlaré perquè es mereix un especial, però sí diré que el minifestival estava híper ben organitzat (a prova de pluja) i que els grups que van tocar van ser al·lucinants. Faré esment dels dos que més em van flipar:

Les frères Goyette: folk redneck garrulo ambientat en els anys 40, molt divertit, amb un tio bricolant-se un dispensador de birra en directe.

Quebec Redneck Bluegrass Project: Un grup que de vegades fregava el psicobilly, amb personatges molt histriònics, cançons potents i un show gairebé suïcida (els músics pujant-se a sobre del contrabaix!).

Molt talentosos, crec que la mitjana de qualitat dels grups quebecois és molt, molt alta..

dimarts, 7 d’agost de 2012

Más mostacho que Zoiberg

Es triste que en pleno 2012, en un país hiperdesarrollado como Canadá, el aspecto físico de una candidata electoral sea un tema central del debate. Si no de la campaña, al menos de la gente en la calle. Soy consciente de que hay movimientos dentro del feminismo que buscan deliberadamente el equívoco estético para quitarle importancia a los carácteres sexuales secundarios y centrarse en lo importante. Pero en el "seno" (nunca mejor dicho) de una campaña electoral donde lo único que se busca hacer llegar al votante es la CARA del candidato + el mensaje "vótame" + el nombre del partido (y en el mejor de los casos, un lema), la imagen es importante. Total, que lo que vengo a decir es que me parece de puta madre si te vendas los pechos, te rapas o eres incondicional de las camisas de franela a cuadros (yo también!); pero que no te extrañes de que luego eso centre toda la atención del electorado.
Todo esto viene por el cartel que encabeza el post, que nos ha tenido tres días dudando sobre el sexo de la persona en el cartel, candidato/a por Québec Solidaire. Pues bien, Manon no es el diminutivo de Manolo, es una tía. Aunque cueste de creer.

Un picnic en Montréal

Mi jefe es sabio. No estamos de acuerdo siempre, pero es sabio. Un compañero nuevo -postdoc sueco, dos criaturas pequeñas- le preguntó el otro día por los mejores museos. Y mi jefe levantó la cabeza, puso la voz aguda y le dijo:

-¿Museos? ¿Cómo que museos? ¿Ahora? ¡salid a dar una vuelta por ahí mientras podáis, los museos son para el invierno!

Tiene usted toda la razón del mundo, jefe. Los museos -esta ciudad NO está especialmente dotada en ese sentido, la mayor parte de sitios de interés para visitar son iglesias- te van a esparar todo el año, y además están bien preparados para visitarlos sufriendo el mínimo riesgo de congelación (entradas subterráneas desde el RESO y todo el percal). En primavera y en verano es mejor hacer como los lugareños y:

-aprovechar de los festivales de música, cine, humor... que se suceden en mayo, junio, julio y agosto.

-desplazarse en bicicleta: Bixi o comprarte una por unos 150$. Hacer excursiones al Canal Lachine y similares.

-Aprovecharse de las piscinas de barrio, que son -alucina- gratis.

-Ver algún documental o proyección en los parques, martes, miércoles y jueves. (¿He dicho que es gratis?)

-Tomarse un café freddo en little italy. Hasta ahora ninguna guía que haya caído en mi mano lo recomienda, pero lo mejor de las cafeterías italianas de mi barrio es que adecúan su oferta al verano y aparecen todo tipo de tentempiés para luchar contra el calor que están buenísimos.


-Tomarse un helado. No necesariamente en Bilboquet. El otro día probé uno de Caramel Salé en Pile ou Glace que casi me dispara a la estratosfera en plan Petit Sushi. La Havre aux Glaces también es muy reputada (helado de Chai, mmmmm!!!), Kem Coba hace muy buenos sorbetes exóticos (y está al lado de Fairmount Bagels, lo que sugiere un menú callejero barato), y Ripples en Saint Laurent tiene fama de tener el mejor helado de chocolate (no lo he comprobado aún). Si no, tenéis múltiples "Bar letiers" por la ciudad, con helados "duros" poco sabrosos (tipo Baskin & Robins) y helados "blandos" de máquina bastante sosos también.

-Irse de Picnic. Los parques favoritos para este menester son Jarry (a lado de mi nueva casa), Lafontaine (frente a mi antigua casa) y Mont-Royal. Yo os propongo hoy el que se está convirtiendo en mi favorito (Ok, sólo lo he hecho 2 veces, pero mola MIL!). Un Romados en Jean Mance.


1) Desplácese en metro (parada Mont-Royal o Laurier) o bicicleta hasta Rotisserie Romados
2) Cómprese un combo "repas". Ejemplo: medio pollo a la brasa (de carbón! mmm!!) con patatas y ensalada (es suficiente para 2, aunque sean tragaldabas, doy fe). Por unos cochinos 8 $, es difícil encontrar un plan más barato.
3) Agénciese bebida. Hay un depanneur no demasiado lejos esquina con Duluth, pero ojo, no muchos más hasta el parque...
4) Camínese hacia arriba por Rachel unos 8 minutos hasta llegar a Jean Mance, el parque que a mi se me antoja más parecido a Dolores Park (SF). 
 
5) Apalánquese en la hierba o las mesas de picnic. Coman, beban y retocen o lean o jueguen a freezbee, pelota. Un auténtico placer increíblemente barato.