dilluns, 7 de gener de 2013

Cosas que molan de Montréal: fanzine l'injecteur

Me gusta el fanzine L’injecteur, hecho por y para personas drogodependientes (infomanos, o "usuarios de drogas inyectadas o inhaladas"). Nada moralizante, increible  en esta ciudad en que las tías se comportan en las duchas de las piscinas como si tuvieran un górgona entre las piernas y otras dos en cada pezón -esto ya lo desarrollaré porque me tiene frita-.  Se edita para difundir información útil para los consumidores de estas sustancias, también para que sea un espacio de socialización entre ellos y con educadores y sanitarios y finalmente para cambiar la percepción que el resto de ciudadanos tienen de ellos. Aquí se puede aprender cuál es la estrategia casera más exitosa para reducir el consumo de cocaína o qué nueva droga es el Cocodrilo, una de las muchas nuevas basurillas baratas y letales que han emergido con la crisis económica.  Cultura alternativa de verdad, dibujos y textos de gentes sin las influencias habituales, mucho que contar y que expresar. Ah, y suelo encontrarlo en uno de mis garitos favoritos –lástima que casi sólo funcione como sala de conciertos, con el palo que me da a mí pagar por ver a una banda que no conozco...-, L'hémisphère gauche. Bonito nombre, ¿a que sí? Qué positiva estoy hoy, por Dio, sólo me falta ponerme begonias escarlatas en el pelo. 

1 comentari:

Pepe Ventura ha dit...

És normal que a països on no tenen Los Chichos hagin d'expressar el ionquisme amb altres formes artístiques.