dimecres, 25 de juliol de 2012

Estamos en veranito, y Montreal no es un mal sitio para pasar un verano trabajando. Por las tardes, por las noches, los fines de semana, tienes la fugaz sensación de que en realidad estás de vacaciones.
Este fin de semana por fin hicimos el Canal Lachine en bicicleta, y no es tan roñas como promete el principio, al final del Vieux Port. Está bien. Empezamos en el mercado Atwater, un edificio chulo de los años 30 pero que está peor aprovisionado (más caro, menos cosas) que Jean Talon. Eso sí, muy buenos los zumos, la comida asiática...Hacia la mitad está la cervecería San Ambroise y a la vuelta nos repusimos con un pichet de IPA, así que muy bien. La estética verde-domesticado más restos industriales de hace unos 40 años hace salivar a mucha gente, a mi no me pone especialmente, aunque ya le he cogido cariño a los depósitos de agua oxidados.
Siempre que no llueva hay proyecciones de cine y documentales en los parques, donde puedes llevar comida y hacer pícnic. O mejor aún, como hicimos nosotros, una barbacoa. Lo ideal es llevarse la bombona de propano y el cacharro grande. Nosotros nos llevamos una portátil y deshechable de carbón y un poli muy simpático nos dijo que primera y última vez, que eso se puede sólo donde hay barbacoas de carbón "porque luego la gente tira los restos a la basura y sigue quemando". Muy razonable y majo... igualico que los españoles.


Atwater
 
 Atwater
 Lachine
  Lachine
  Lachine



1 comentari:

LaMartita ha dit...

Ese chapuzon despues del paseo en bici queda bien pinton. Aqui la Fraila deseandiko ya irse de vacaciones q el celebro y su neurona ya no le dan pa mas (por mucho q lo intente)
Besazos