diumenge, 27 de maig de 2012

something is brewing

Lo de Montréal con los estudiantes es heavy, gordo, largo y no se le ven los límites ni el final...un poco como el río Saint Laurent... llevan 100 y pico días de huelga y casi otros tantos de movilizaciones DIARIAS y NOCTURNAS con costes que se elevan brutalmente cada día. Siempre me digo que un día de éstos me tengo que parar a escribir algo... de momento os dejo unos apuntes sobre el follón (que me sirvan de paso como guía si realmente me siento a escribir) y un relato de cómo he vivido últimamente estas movilizaciones diarias espontáneas.

  • El gobierno (provincial de Québec) liberal de Charest decide en marzo de 2011 que aumentará las matrículas universitarias un 75%, cosa que no ha ocurrido desde el 68. Hubo un intento en los años 90 pero los estudiantes se echaron a la calle y hicieron retractarse al gobierno.  Los estudiantes anuncian enseguida una campaña contra el alza que empieza en noviembre de 2011 con una mega manifestación. En febrero de 2012, las principales asociaciones de estudiantes votan a favor de una huelga general indefinida. 
  • Estas asociaciones son:
  1. FECQ: Fédération étudiante collégiale du Québec
  2. FEUQ: Fédération étudiante universitaire du Québec
  3. CLASSE: Coalition large de l'Association pour une solidarité syndicale étudiante. La más radical y a la izquierda.
  • El gobierno ha intentado varias veces provocar la desunión entre ellas. Por ejemplo, culpabilizando a la CLASSE por los altercados en las manifestaciones y echándolos de las negociaciones. La estrategia no funcionó, cuando la CLASSE fue expulsada de la mesa, las otras dos asociaciones se fueron también, solidariamente.
  • Los líderes de los sindicatos son jóvenes con un discurso articulado y sereno que ha encandilado a la opinión pública. Los medios han cubierto ampliamente cada manifesto, cada reunión con la ministra... y los han invitado en numerosas ocasiones a dar su opinión en prime time. Los Canadienses piensan que en algunos casos hablan mejor y con más esfuerzo por argumentar sus posiciones que algunos políticos y que serán los líderes del mañana.
  • Las huelgas se votan por facultad semanalmente. Por eso en algunos centros y facultades la huelga ha durado una, dos, tres semanas... y en otras la huelga persiste. Los críticos al movimiento estudiante dicen que los líderes de las asambleas impiden hablar y razonar, que usan tácticas filibusteras para bloquear el debate... el caso es que al final se vota y sale que continúa la huelga, básicamente porque los que van a las asambleas están muy motivados por el tema y entre los muy motivados sólo hay unos pocos muy motivados a favor del alza. El resto de los estudiantes -con opiniones más tibias a favor o en contra y menos tiempo y recursos que perder- reciben los mails de convocatoria pero simplemente no van.
  • En las universidades anglosajonas (McGill, Concordia...) el discurso anti alza no ha calado. Está muy extendida la creencia de que los anglosajones se toman más en serio la educación que los fancófonos. Y esto sería así porque ahorran dinero desde que los críos nacen para que vayan a la universidad. Yo sostengo que eso no es sinónimo de valorar más la educación, o al menos más que unos padres que no abren una cuenta de ahorro con esta finalidad. Puedes animar a tus hijos a estudiar, ayudarles a hacer los deberes, llevarlos a repaso... y sin embargo confiar en el Estado del Bienestar...
  • Además, la UQAM es más roja que la UdeM, y las carreras de ciencias sociales más que las de ciencias naturales.
  • Parte del secreto de la huelga, a mi entender, es que en algunos casos hasta hace poco los estudiantes la estaban haciendo a coste cero o muy bajo coste, y me explico. Existe la convención (una especie de pacto entre caballeros, que no está recogido en ningún lado) de que los profesores, las facultades, los departamentos...asumen los paros de clases debidos a huelgas y se comprometen a condensar las clases perdidas en el tiempo lectivo que quede cuando los alumnos vuelven a clase. Por ejemplo, dos meses perdidos se comprimen en dos semanas. Por eso mucho estudiante se ha acogido a la huelga sin ser muy entusiasta de la educación pública: si al fin y al cabo va a poder estudiar/leer/preparar trabajos en casa y luego tendrá la misma materia condensada en unos pocos días y la oportunidad de examinarse... en algunos casos puede ser hasta un buen plan.
  • Por eso mismo creo que no ha hecho mucha falta piquetear. Se piqueteó sobre todo en marzo y de manera muy light en la UdeM ante las clases. Únicamente dos días se intentó disuadir de entrar al recinto y pese a eso, entró quien quiso, yo incluida (a investigar, no a esquirolear ;)).
  •  Pero llega un momento en que el período lectivo está a punto de acabar o casi y los profesores se agobian (y los vicerrectores se ponen nerviosísimos) porque ven que el semestre se ha perdido: aunque los estudiantes vuelvan a clase no da tiempo a recuperar el curso. En este momento crítico los profesores pueden ponerse radicalmente contra los alumnos: el curso se ha perdido, a repetirlo a partir de septiembre. Siempre que no hayan problemas de plazas... en un doctorado o máster lo anterior se puede hacer... en una licenciatura, sencillamente no se pueden meter 200 personas (100 repetidores más 100 nuevos alumnos) en un aula. El sistema puede colapsar. Y aún no le han encontrado una solución...
  • Ha sido una triunfada tremenda el cuadradito rojo de fieltro prendido con un imperdible  para mostrar solidaridad con la huelga. Fácil de fabricárselo uno mismo, muy vistoso, original... casi se puso de moda este invierno, podríamos decir. Era raro el joven que no lo llevase. Por si algunos no acababan de dar el salto de "identificarse con el grupo", algunos, además, los repartían por la calle: el mío me lo pasó el Syndicat des professeurs et professeures de l'Université du Québec à Montréal. Con un flyer que dice "en apoyo al movimiento de los estudiantes y de las estudiantes contra el alza de la matrícula. Por la gratuidad escolar. La enseñanza superior es un bien público y rechazamos que se entregue a los bancos."
  •  No se sabe muy bien cuántos apoyos tienen los estudiantes. Existen sondeos que apuntan a una mayoría ajustada bien a favor o bien en contra del alza y la huelga. Sí parece claro que los quebecois quieren negociación y se agobian cuando las partes no se hablan. Por eso los órdagos del gobierno (echar a la CLASSE, la ley 78 de la que hablaremos luego...) han puesto a gran parte de la ciudadanía, si no a favor de la huelga, al menos a favor de  los estudiantes. 
  • Cuando empezaron las manifestaciones hubo varios episodios de violencia. Hay quien dice que empezaron los estudiantes rompiendo y quemando elementos del mobiliario público y escaparates (bueno, y vandalizando despachos y edificios ministeriales), y hay quien dice que aún si fuera así, las hostias como panes que reparte la policía en Victoriaville hacen palidecer a los bagels Fairmount... como sea, una de las condiciones de la ministra de educación Line Beauchamp para sentarse con los estudiantes era que La Classe condenase la violencia. Éstos lo hacen por fín el 22 de abril, pero el 25 se escenifica la ruptura: la ministra los expulsa por ser ambiguos sobre la posibilidad de seguir convocando manis y por no rebajar el tono de las mismas. Como dije antes, las otras dos organizaciones se levantan y dejan a la ministra con un palmo de narices.
  • A mediados de abril, Charest hace una bromita a propósito del Plan Nord, por el que  pretende explotar a saco los recursos naturales del norte de Québec. Sugiere que los estudiantes pueden ir a trabajar a las minas («À ceux qui frappaient à notre porte ce matin, on pourrait leur offrir un emploi — dans le Nord si possible —, ce qui va tous nous permettre à continuer de travailler fort»), cosa que no sólo calentó más los ánimos, sino que alineó a los ecologistas con los estudiantes. El día de la Tierra (22 abril) habían más cuadrados rojos en la calle que eslógans ecologistas, con estos ojitos los vi yo... Desde entonces, uno de los eslógans con más éxito es: " "Charest, dehors, on va te trouver un job dans le nord". 
  • El 27 de abril el gobierno provincial se descuelga con la oferta de alargar el período a lo largo del que se irían aumentando las tasas (de cinco a siete años) y a aumentar el presupuesto de becas. Los sindicatos de estudiantes la rechazan y proponen, además de congelar las tasas, investigar cómo se gasta el dinero en las universidades.  La CLASSE mete la gamba (a mi parecer) al sugerir que se recorte de investigación, como si la uni fuera algo así como un párking de adolescentes antes de que encuentren trabajo, y como si la investigación no fuera necesaria para la sociedad en su conjunto y para garantizar la calidad de la educación... 
  •  Esto me recuerda otra de las absurdidades que más he oído: la educación superior no es un bien público. Es  un lujo de unos privilegiados que además les servirá para ganar más dinero en un futuro (muajaja! sí, sobre todo si se meten en un doctorado, añadiría yo). Por ello, deberíamos recortar aún más y que paguen la totalidad de los costes de su formación. Como si a) de las universidades sólo saliesen tiburones financieros y no también los investigadores que descubrirán curas para el cáncer y el Alzheimer, b) sea lógico que para optar a este tipo de estudios uno tenga que estar lastrado...qué coño, predeterminado por la renta de sus padres y c) no existiese ya un sistema para que los que más tengan más paguen: ¡los impuestos!
  • Hacia el 6 de mayo, el gobierno responde proponiendo la formación de comisiones que investiguen en cada caso si las Universidades pueden recortar gastos y que éstas reduzcan las tasas indirectas (como por ejemplo las cuotas por servicios deportivos), que es como han venido supliendo los últimos treinta años la falta de recursos.

  • Los medios cubren exhaustivamente todo lo que hacen los estudiantes, que es MUCHO. Cuando la gente ya daba muestras de hartazgo y llegaba el veranito, va el gobierno Charest y aprueba la ley 78 que básicamente da por terminado el período lectivo (y con él, la huelga) , decreta que las clases perdidas se recuperarán durante las 6 primeras semanas del curso siguiente (a partir de agosto) y pone grandes restricciones al derecho de manifestación. Hasta 35.000 dólares de multa para manifestaciones de más de 50 personas si no se ha informado con 8 horas de antelación a la policía. También prohíbe expresamente el uso de máscaras, pañuelos y maquillaje en las manifestaciones, porque es frecuente verlas en las calles. Y a estas alturas ya llevábamos casi dos meses de manifas nocturnas casi diarias de horas de duración, itinerarios erráticos, miles de participantes... eso sí, pacíficas. 
cacerolada-mani 24 mayo

cacerolada-mani 24 mayo

cacerolada-mani 24 mayo


cacerolada-mani 24 mayo

Primeros minutos de una cacerolada. Sábado 26 de mayo en una calle de Plateau poco céntrica.


Se va sumando gente...andan de cruce en cruce agrupando a más vecinos.

Es un rollo totalmente festivo y carnavalero. La gente baila en plan batuka.

Terroristas en acción.

Cuando superamos la centena, vamos hasta St.Denis. Allí nos topamos con un grupo igualmente grande que están en la otra parte de la calle...

....y empieza el bailecito, nos cruzamos marcando el mismo ritmo de percusión cada vez que el semáforo se pone en verde, así unas 10 veces. Impresionante.

Los trabajadores de varios comercios en Plateau salen a la calle durante la cacerolada. Aquí, los de unos cines.

Momento en que la cacerolada de inner Plateau se junta con un peacho mani que no sé de dónde salía (Sta. Catherine?)

Empieza a hacer calor por la ciudad, you know?
  •  Al repertorio de lucha (cortes de puentes, manifas, desfiles en pelotas...) se suman los desfiles de máscaras y... las caceroladas! A propuesta del profesor de Ciencia Política François-Olivier Chené, la gente sale cada día a la calle a las 20h con cazuelas. Pero ojo... son caceroladas itinerantes, la gente se agrupa y suma y a la media hora hay varios cientos de grupos de personas cortando toda Montréal (si no llueve) y que fácilmente se convierten en una columna de miles de personas marchando y liándola por la ciudad. Es muy impresionante. Como con las manifas nocturnas, puede haber una convocatoria (por ejemplo, a las 21h en la plaza  X), pero hay hasta 3 manifestaciones en una noche a lo largo de varias horas, con helicópteros siguiéndola. Esto parece Beirut. Aunque ahora mismo no haya violencia (por parte de los manifestantes) el ambiente es tenso y hasta de pre-guerra. Al grito de « La loi spéciale, on s'en câlisse ! » (La ley especial nos la suda), ecologistas, feministas, anarcosindicalistas, estudiantes, independentistas québecois, padres de estudiantes golpeados, vecinos y gente puteada en algún momento por el gobierno Charest u ofendida por esta ley se la juegan (asumiendo costes altísimos) cada noche en la ciudad. La semana pasada se detuvieron unas 600 personas, se multaron y se volvieron a poner en libertad luego. Aplican tácticas que me suenan, como barrar el paso por delante y por detrás a una mani, cargar y detener a todo cristo (llevándolos, atención, en autobús a la comisaría). Y así todas las noches...tengo mucha curiosidad por ver a dónde va a llevar esto. Las predicciones menos arriesgadas dicen que a una convocatoria anticipada de elecciones, aunque es probable que las vuelvan a ganar los mismos (yo tengo mis dudas, pero claro, yo no vivo en la torre de marfil de la sabiduriDa)...
  • Yo creía que una  huelga no era algo muy útil "chez" los estudiantes, que era mejor otro tipo de movilización, de lucha, que nunca llegas a molestar realmente a los que son responsables de________(rellenar con lo que proceda: cambio de planes de estudios, recortes presupuestarios, subida de tasas...). Ahora pienso lo mismo SALVO si tienes recursos y redaños para mantenerla indefinidamente meses y meses...
  • Mucho que aprender. Mucho que mejorar pero sobre todo MUCHO, MUCHO que copiar.