divendres, 17 d’agost de 2012

Cocina veraniega jeantalonera (que no taleguera)

Uno de los motivos que me llevó a mudarme del fashion-trendy barrio de Plateau al barrio de Jean Talon (pobre, menos céntrico, petao de inmigrantes, escaso de bares), es tener el mercado cerca y poder alimentarme mejor y más barato. Y de momento, estoy aprovechando la circunstancia. En este post, algunos trucos de supervivencia y de cocina para gente económicamente apurada que no quiere dejar de comer guay dándole un gusto al cuerpo.

Betteraves y similares. Ni idea de cómo se comen, pero qué bonitas son.
Primero habría que dejar claro que Jean Talon no sólo consiste en el mercado de ese mismo nombre. Cerca hay un buen montón de tiendas de comestibles que en algunos casos están mejor abastecidas que el mercado. Entendámonos: el mercado es imbatible en frutas y verduras locales y de temporada, pero es inútil comprar pollo o pescado. Para esto último es mucho mejor dirigirse a tiendas orientales cercanas (Jean Talon con St.Denis, escrupulosos, abstenerse), aunque hay un par de colmados latinos en las calles aledañas del mercado que tienen carne buena y barata y no se asustan cuando les pides que te corten costillas como para paella (mención especial la "boucherie" que vende 8 salchichas de sabores estrafalarios al precio de 6). Otra mención especial, el tramo de Saint Laurent más italiano, donde está el supermercado Milano, lleno de productos italianos no excesivamente caros y vitales para nosotros (harina, aceite, especies).

Ensalada de judías verdes y gazpacho blanco. Ingredientes para la ensalada: judías verdes (y amarillas) hervidas, pimentón, ajo, sal, vinagre, aceite, orégano. Ingredientes para el gazpacho blanco: un montón de pepinos, agua fría, una cebolla pequeña, un diente de ajo, vinagre, sal, aceite.

Tortilla de calabacín y de patatas... sin secretos. Bueno, sí, se necesita un tortillolari from hell, pero eso es muy difícil de encontrar y no os quiero poner los dientes largos.

 Pan: harina,  paciencia, aceite, paciencia, sal, levadura de cerveza, agua, paciencia y un horno que pete.  ¿He mencionado la paciencia? Aquí la receta. Ah, sí, sale más barato que cualquier pan comprado, hasta que el cutrepandemolde.
 
Salmorejo: imaginen vds. un gapacho sin pepino y con huevo duro batido. Eso es el salmorejo. Del jamón salado para acompañar mejor nos vamos olvidando.

Bagel de tomate, aguacate y huevo escalfado. Los bagels son de Fairmount, comprados de 12 en 12 y congelados. Se descongelan en un plis en la plancha (truco que me enseñó Bea). El huevo escalfado es muy fácil de hacer, basta con poner agua a hervir con vinagre, y una vez hierva tirar un huevo cascado previamente en un bol o vaso y darle unas cuantas vueltas con una cuchara cuidando que no se desintegre mucho. Sacar, escurrir, servir.

 Hummus, "Salsa agazpachada" y Guacamole sobre tostadas mexicanas. Las tostadas, compradas en "El Rey del Taco" (Jean Talon). El guacamole aquí sale buenísimo porque los aguacates están increíbles. Éste lleva 3 aguacates, un tomate pequeño, una cebolla pequeña, un diente de ajo, sal, limón, cilantro. El hummus: una lata de garbanzos cocidos, tahiné (o una cucharada de sésamo en su defecto), un diente de ajo, limón, una cucharadita de comino, sal y aceite de oliva. La "Salsa": tomate y cebolla picados y aliñados, en este caso también pepino.


 Pizza casera: masa fresca comprada en Milano (a la que hubo que dar un par de meneos) y receta en plan "recapte": calabacín, tomate, cebolla... también ricotta de Milano.

  No sé ni por qué he mencionado dónde comprar carne al principio del post... ¡me acabo de dar cuenta de que todo es estrictamente vegetariano!

5 comentaris:

Pepe Ventura ha dit...

Tinc gana!

Imprimiré la foto de les truites i la portaré a la cartera.

Jko ha dit...

Uy, lo de que el pan sale más barato que el comprado... espera a que llegue la factura de la luz, que este invierno nos metieron una crujida hermosa. Un besico desde Zgz.

Pepe Ventura ha dit...

Castigo de Dios. Hacer pan en casa es de jipi.

galais ha dit...

Amores míos, en nuestro alquiler está comprendido el gasto eléctrico, por eso les estamos dando caña burra al horno y no descartamos usarlo como calefacción auxiliar este invierno. Que se jodan mucho. Hay que aprovecharse de agujerillos así del sistema, sobre todo cuando nos pegan hostias como la que os voy a explicar: contratamos el servicio de internet básico (unos 50 napos al mes) y después nos enteramos que estaba limitado en cuanto al número de gb que podíamos subir o descargar. Nos han metido un multaco dos meses seguidos (sin avisar) y hemos pagado 100$ por mes. Con lindezas así, hacer pan en casa no es de jipi, es de extrema necesidad.

Pepe Ventura ha dit...

Que sí, que sí, jipi.